Historia del Bolso History of the Handbag

La Edad Moderna y los cambios en el vestuario

Un bolso tipo cofre representativo de la Edad Moderna

 

Los imperios de occidente (Británico; Español; Portugués; Francés, entre otros) marcados por las monarquías absolutas, emplean prendas que dan un vuelco a la forma de vestir conocida hasta entonces.

 

 

Una escena campestre típica de los siglos XV y XVI

 

En el siglo XV, los vestidos masculinos se cortaron y las calzas se alargaron. Comenzaron a llevar una toga, que se modifico hasta convertirse en una especie de corpiño abierto a los costados. Más tarde, se transformó en una casaca abierta por delante. La ropa, de vivos colores, se combinaban con pieles.

 

 

 

 

 

Las damas lucen en sus manos pequeños bolsos

 

 

El vestuario femenino se caracterizo por el escote cuadrado, los bordados de oro y plata. También usaban trajes de embudo de larga cola, talle alto bajo los senos y mangas largas y ajustadas, acuchilladas o rasgadas por la parte superior.

 

Las ampulosas faldas con miriñaque y bolso al tono

 

Hacia finales del periodo se exageran con postizos las caderas apuntando los miriñaques (prenda interior femenina de tela rígida o muy almidonada armada con aros, que daba vuelo a las faldas).

 

 

Una limosnera de seda con las iniciales boradas

Cinturones altos anchos, jubones escotados y amplias hopalandas de cuello cerrado. Tocados algo extravagantes en forma de corazón, mariposa, con sedas y puntillas, repujadas de bordados.

 

Cartera con un bordado hecho con hilo de oro

 

Cartera que servía de portadocumentos con bordados florales en forma de adornos florales.

 

 

 

Las damas lucían bolsos al tono y se tocaban la cabeza con cofias

 

Cabello partido en raya y recogido sobre la nuca. Escofiones rellenos de diversas formas, bifurcados en dos o tres partes. Cucuruchos con una visera frontal y velo o cofia que caía hasta tocar casi el suelo.