Historia del Bolso History of the Handbag

Metales preciosos para bolsos elegantes

 Boquillas de plata en las que se grababa las iniciales de la propietaria.

 

 

 

Las damas lucían bolsos espectaculares con boquillas enormes que llamaban poderosamente la atención.

 

 

 

Boquillas de oro que daban un carácter exclusivo a quien lo portaba y solo estaban disponibles para la nobleza o personas de la alta burguesía.

 

 

 

Bellos bolsos de malla, que podían ser de plata u oro, así como la boquilla muy trabajada.

 

 

 

Boquillas de plata labrada con un esmerado trabajo de orfebre.

 

 

 

Muchas veces, las boquillas de metales preciosos, se engarzaban con piedras preciosas o semipreciosas.

 Estas boquillas estaban caladas o labradas representando adornos florales, este trabajo de orfebrería se unía al elevado valor del oro o  la plata, por ello los bolsos de estas características solían pasar de madres a hijas; costumbre que incluso en la actualidad se sigue, pero los bolsos con boquilla de plata u oro empleaban también finas sedas y solían estar muy repujados de abalorios con bordados muy sofisticados.